Home » Uncategorized » Una hoguera de hace 12.000 años

Una hoguera de hace 12.000 años

Vivían en el corazón de la reserva de Urdaibai, en la hoy conocida comocueva de Santimamiñe. Eran cazadores-recolectores y sentían predilección por ciervos y cabras, aunque no les importaba mojarse en el río para pescar unos salmones. Y eso que fue una época gélida, con 15 grados menos de media que hoy en día. De ahí que al regresar al hogar se reuniesen en torno a un gran fuego para hacer vida en común. 12.000 años después, los nuevos análisis realizados les señalan como los autores del conjunto de pinturas rupestres de Santimamiñe.

En la fase más reciente de las excavaciones que vienen realizándose desde 2004 se han descubierto nuevos niveles de ocupación cuya antigüedad oscila entre 12.000 y 12.700 años. Se trata de un habitáculo al fondo de la cueva donde apenas llega la luz. Sobre la roca, las capas oscuras de ceniza carbonatada marcan el lugar de las hogueras.

Restos de hogueras en la Cueva de Santimamiñe

 

“La zona se encuentra en un estado excepcional de conservación”, explicaba ayer el arqueólogo que dirige las excavaciones, Juan Carlos López Quintana. Su equipo ha excavado cuatro metros en torno a la hoguera fósil y desenterrado e inventariado unos 10.000 registros, entre huesos de animales, restos marinos, herramientas de sílex o colorantes para teñir cuero. O para pintar ciervos, bisontes y caballos en las paredes de la cueva.

Las pinturas adornan las galerías que recorren las vísceras del monte Ereñozar, cerradas al público hace 14 años y declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2008 junto al resto de muestras de arte paleolítico del Cantábrico. “Antes se creía que eran anteriores”, con unos 14.700 años de antigüedad, “pero todo indica que se hicieron en la época final del Magdaleniense [periodo del Paleolítico Superior, entre 15.000 y 8.000 años a.C.] y que fueron obra de quienes se reunían para cocinar en torno a este fuego”, precisó López Quintana. “En ocho años se ha realizado un trabajo intensivo”, señala el director del proyecto

El arqueólogo que dirige el proyecto, promovido por la Diputación de Bizkaia, pidió “cautela” hasta terminar las dataciones, pero se mostró satisfecho con los progresos: “En ocho años se ha realizado un trabajo muy intensivo, el que correspondería a 20 campañas convencionales”. La siguiente fase planea profundizar en los distintos periodos de ocupación de la cueva. “Alcanzaremos las capas de hace 15.000 años en 2020”, calculó.

La cueva de Santimamiñe, descubierta en 1916, se mantuvo abierta al público sin apenas restricciones durante 80 años. El deterioro provocado por la influencia humana acabó obligando a cerrar la cámara de las pinturas en 1997. El proyecto actual, iniciado en 2007, se apoya en la investigación y conservación de la cueva y la difusión de su patrimonio. En las entrañas de Urdaibai aún queda mucho por desenterrar.

Etiquetas: , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *